Ir al contenido principal

Justo antes de la guerra con los esquimales

Reconozco que la literatura iniciática siempre me ha interesado especialmente. Un viaje en el que el ser humano transita de la niñez a la madurez; una muerte o un principio, según se mire. Sin duda, Salinger es uno de los escritores que más ha explorado este subgénero en sus relatos y en su novela, El guardián entre el centeno. Quiero pararme en concreto en el relato Justo antes de la guerra con los esquimales, publicado en su libro Nueve cuentos. Y es que hablamos de un cuento en el que, en apariencia, no pasa nada; no hay mucho más que diálogos aparentemente intrascendentes. Pero cuando acabas de leerlo sabes que ha ocurrido una transformación vital en Ginnie, el personaje principal.
Ginnie es una chica resabiada, una adolescente que acaba discutiendo con su amiga Selena por una nimiedad. Ginnie le reclama algo más de un dólar que asegura que le adeuda la amiga, y llega al extremo de acompañarla a casa para cobrar la deuda. Allí tiene dos encuentros con dos chicos mayores que ella: Franklin y su amigo Eric, de veinticuatro años. Franklin es el hermano de Selena y es un personaje con una enfermedad cardiaca que le ha obligado a dejar su trabajo. Tampoco le ha ido bien en el amor ya que la propia hermana mayor de Ginnie, a la que él califica como una snob, lo rechazó. Se adivina desde el principio que Franklin es un tipo singular, incluso extraño. Observando a las personas que caminan por la calle le dice a Ginnie que todos ellos van a alistarse para la guerra con los esquimales, y piensa que en esa guerra sólo lucharán personas mayores de sesenta años. Esto nos permite hacernos una idea del tipo de pensamientos que alimentan la cabeza del hermano de Selena (hay que tener en cuenta que la segunda guerra mundial estaba muy cercana a la fecha en la que se escribió el relato). En más de una ocasión insiste en ofrecerle a Ginnie medio sándwich de pollo, que al final ésta acepta a regañadientes aunque acaba guardándolo en un bolsillo. Eric, su amigo, es otro atípico personaje que anda disgustado porque un escritor que acogió en su casa le ha robado muchas de sus pertenencias.  Además, está obsesionado con mejorar los gustos cinematográficos de Franklin. A pesar de que ambos chicos parecen haber perdido algo, ya sea la salud o las pertenencias materiales, no se observa en ellos la madurez de un adulto. Quizá se aferran a la juventud que va pasando de largo. Varias claves nos muestran el cambio que se ha obrado en Ginnie tras hablar con ambos chicos. El primero es que cuando Selena vuelve con el dinero, Ginnie lo rechaza; pareciera que ahora lo material ha perdido importancia. Además, le pregunta a la amiga si puede volver esa misma noche a visitarla, cuando hacía pocos minutos ambas transitaban la frontera del odio mutuo. Cuando abandona la casa tiene el impulso de tirar el medio sándwich que le ha dado Franklin, sin embargo acaba guardándoselo de nuevo; se aferra a él. ¿Que a ocurrido?Ginnie parece haber descubierto un mundo distinto al que ella conoce a través de las conversaciones con Franklin y Eric. Ha podido ver en toda su crudeza lo que le espera ahí fuera, cuando salga del nido y deje el colegio. Pero también siente curiosidad, quiere comprender el mundo y por eso quiere volver a aquella casa; seguir conversando con aquellos dos extraños tipos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ferré y su Revolución

Antes de sentarme a escribir este artículo he buscado la mejor etiqueta para esta, la más reciente novela de Juan Francisco Ferré, Revolución. Y he decidido que ponerle una etiqueta era prescindir de otras y, por lo tanto, empobrecer lo que quiero contaros. Podría ser una novela de ciencia ficción donde aparecen Inteligencias Artificiales futuras, o una proyección sociológica del presente dentro de veinte años, o al revés, porque aquí la realidad es ambigua y el futuro es quizá más presente que este mismo instante en el que lees estas palabras. Una transfiguración de la actual sociedad de las apariencias en la sociedad de lo banal. Podría ser una novela distinta a la que yo he leído, porque tiene muchas caras y, sin duda, cada lector pondrá el foco en alguna de ellas.



Como digo, la novela transcurre unos veinte años en el futuro, en el que Gabriel Espinosa, un profesor de filosofía en excedencia, dedica su tiempo a indagar en el deseo femenino. Algo que parece obsesionarle. Vive con s…

La isla de los metafóricos dragones

El mundo hoy es muy distinto a lo que solía ser. Ya no quedan princesas que salvar, ni héroes que entreguen su vida por ellas. Tampoco ya hay fieros dragones a los que enfrentarse. Dragones de los que escupen fuego y destrozan pueblos enteros, porque de los otros sí que quedan. Me refiero a los dragones metafóricos, esos que nos amenazan a cada instante y en cada rincón; esos que no lanzan llamaradas, pero que te queman por dentro. Enfrentarse a estos dragones es mucho más difícil que a esos otros gigantes alados; los dragones metafóricos no se ven, pero sus efectos sí. Son sibilinos y siempre buscan al débil, al malnacido, al estúpido, al tonto útil. Es por ello que no necesitan buscar mucho; siempre tienen un aliado dispuesto a la mano. Es porque no se ven, que lo destruyen todo a su paso.
    Todos en algún momento nos enfrentamos a ellos, y elegimos luchar o ayudarlos en su secreto devenir. Toman forma de gracioso gatito, de perro abandonado, de rechonchos bebés; pero sobre todo …

Frente al espejo

El hombre ha devenido actor (y la mujer actriz, entiéndase). Todos somos estrellas mediáticas exhibiéndonos ante el mundo globalizado, usando las redes sociales como escaparate. Diríase que tal maravilla tecnológica -Internet-, responsable de la globalización total, nos llevaría a la sociedad hiperconectada, en la que el diálogo, como herramienta de crecimiento personal y comunal, llegaría a sus máximas cotas de utilidad; un lenguaje universal al servicio de la raza humana.

Y sin embargo, uno mira el panorama y sólo ve gente hablando al mundo, pero sin escuchar; actores creando un relato personal que a nadie interesa. Seres humanos hablando al vacío, en el que nadie escucha. En definitiva, uno cree estar asomándose a una magnífica ventana de conocimiento y relaciones humanas, pero allí no hay nadie, salvo uno mismo. Es como mirarse al espejo. Y no digo que sea necesariamente malo; frente al espejo el ser humano puede observar sus miserias y sus virtudes. Mirando ese espejo nos reconoc…